Seguramente te haya pasado una vez, incluso más de una. Dejar las llaves dentro de casa puede ser una de las cosas más molestas que nos puede ocurrir, ¿verdad? Es por ello que nos gustaría aprovechar este post para contarte cómo abrir una puerta sin llamar al cerrajero. Se trata de una recopilación de sencillos trucos que nos pueden sacar de un apuro.

Como expertos en este campo, somos muy conscientes que no poder entrar en casa es una molestia incomparable. En ocasiones, tenemos la suerte que algún familiar tiene un juego de más para emergencias. Por desgracia, en otras ocasiones, tendremos que proceder a una apertura de la puerta.

En esta situación, hay que encontrar soluciones cuanto antes. La más recurrida y eficaz es, sin lugar a dudas, ponerse en manos de un cerrajero profesional que sea capaz de abrir la puerta. Pero también hay otras opciones que tenemos ante nosotros y que podremos utilizar en casos de extrema urgencia.

La famosa tarjeta de crédito

Un truco que funciona si la cerradura es antigua es utilizar una tarjeta de crédito, si es laminada, muchísimo mejor. Eso sí, tenemos que tener muy presente que la tarjeta se dañará con total seguridad. Este aspecto tenemos que tenerlo muy presente.

El procedimiento a seguir será sencillo: Insertar la tarjeta por la rendija de la puerta, deslizándola a lo largo del marco. Luego, habrá que inclinar la tarjeta y llevarla al pestillo de la cerradura. En último lugar, habrá que empujar la tarjeta y girar la manija.

Abrir puerta

Apertura con destornillador

Un destornillador también puede ayudarnos a abrir una puerta. Lo más conveniente es que sea largo y delgado, de manera que podamos introducirlo en una cerradura con sencillez.

Solo habrá que moverlo de un lado a otro de la cerradura, procurando ser cuidadoso y haciéndolo despacio, hasta encontrar el punto de presión justo para abrir la cerradura con mayor facilidad.

¿Un clip metálico?

Se suele utilizar mucho también los tradicionales clips metálicos que encontramos en cualquier oficina. Para poder utilizarlo en la apertura de una puerta habrá que enderezarlo y ponerlo lo más recto posible.

Tras ello, doblaremos ligeramente la punta como haciendo un pequeño lazo que permita al clip entrar por la cerradura con facilidad. Tras ello, haremos movimientos de un lado a otro, a la vez que presionamos. Esto nos permitirá abrir la cerradura sin necesidad de dañarla.